Sobre una plataforma existente orientada a levante, al mar Mediterráneo, y en un terreno con una fuerte pendiente se sitúa la vivienda. Esta se organiza en tres bandas que se encuentran desplazadas longitudinalmente. La primera, en contacto con el terreno, que alberga el garaje y la cocina. En la central, por la que se produce el acceso, es ocupada por el espacio principal, el salón comedor a doble altura y, al final, la habitación principal. La tercera y última banda alberga las habitaciones de los hijos y la de invitados, una pequeña sauna y un taller de escultura y pintura con un patio-almacén para el secado y almacenaje de piezas.