Partimos de una vivienda existente realizada en los años setenta y la vaciamos interiormente hasta su esqueleto. Transformamos el espacio para adecuarnos a las necesidades  de nuestro cliente.

La intervención busca  maximizar la entrada de luz natural y para ello se perfora la cubierta y se amplían los huecos de fachada conectando la planta baja con el jardín que la rodea en un afán de incorporar éste al interior y viceversa.

La distribución interior se reduce al mínimo, especialmente en planta baja dejando espacios amplios y diáfanos.

  • PB

    PB

  • PP

    PP