Se propone una solución que abre cuidadosamente sus elementos de visión hacia un horizonte lejano, al tiempo que se protege de una orientación severa Norte y Oeste. Un sistema de patios y terrazas optimiza el soleamiento del conjunto para las orientaciones Sur y Este.

Se organiza un elemento lineal de relación con el espacio público, y una zona superior residencial, que se protege físicamente de los flujos de circulación, sin renunciar al horizonte. Un tapiz vegetado deja entrever una limpia geometría de bloques, permitiendo que la luz se cuele por sus fisuras, generando un lugar de especial significación.