Acondicionamos un local para uso de cocina-laboratorio y sala de formación. Es un local en bruto con fachada a la calle, en el que se ha intervenido con fuertes condicionantes de presupuesto y plazos.

El programa incluye una cocina industrial, que ocupa el lugar preferente junto a la fachada, captando toda la luz de la calle, una zona diáfana muy amplia multifuncional con versatilidad de configuraciones como requiere el programa, una pequeña área de oficina dominando visualmente el espacio central, los espacios de almacén y servicio. Los acabados son austeros de aire industrial y las soluciones constructivas de rápida ejecución, permitiendo plantear la obra en sólo 5 semanas.