De los valores de AEGON nace la concepción de cuál es el espacio que más ayuda a transmitirlos: una sala de vidrio circular. El centro es la persona y la circunferencia es AEGON, que frente a lo imprevisible, ofrece seguridad, confianza y transparencia. Las circunstancias de las personas son siempre diferentes y cambiantes, como lo serán las de los diferentes espacios en los que se implantará esta nueva imagen de AEGON. La defensa ante esta variedad es la adaptación gracias a la forma perfecta con el menor rozamiento, la circunferencia. Eliminar el factor de la incertidumbre incorporándolo al argumento del proyecto.

Ésta idea se desarrolla como eje de la propuesta. La sala de reunión es un cilindro cerrado de vidrio transparente, donde la visión de todos refuerza la complicidad entre los reunidos, la confianza se expande, y no hay posiciones dominantes. Todo predispone a una conversación más distendida, y será más fácil transmitir lo que AEGON quiere.

Dentro tenemos privacidad acústica y visual, si fuera necesario, mediante la incorporación de filtros móviles. Desde fuera, su importancia formal y su repetición nos ayuda a generar la inmediata asociación de este local con AEGON. Se estandarizan tres tamaños de sala para repetir según las necesidades de cada nueva implantación.

Los materiales ayudan a crear esa imagen, y a diferenciar siempre la zona de público de la privada, con un techo de lamas de fibra para mejorar el confort acústico interior.