Un porche comido por el tiempo. Una habitación sin vistas.

El proyecto recupera un espacio en desuso para incorporarlo al interior del edificio, proyectando el espacio interior hacia el paisaje exterior. La luz y el sol se hacen presentes. Los límites se difuminan.