En este proyecto de reforma no abrimos una ventana, abrimos la vivienda entera para que disfrute del horizonte distante y del Jardín Botánico a sus pies. Las copas de sus árboles son la continuación natural de la terraza, orientada a sur, y las cubiertas del Madrid antiguo son el telón de fondo de las habitaciones orientadas al oeste.

Hemos unificado espacios creando una zona pública amplia y polivalente que engloba las zonas de descanso, de trabajo y parte de la cocina pudiendo independizarse para crear privacidad cuando se necesite. Alrededor de este espacio se organizan las habitaciones y los espacios de servicio.