Recreación de un plano usado con metodología BIM

La metodología BIM es un método de trabajo basado en la interacción de diferentes herramientas informáticas que trabajan sobre un modelo tridimensional inteligente, con la finalidad de generar y obtener información precisa en cualquier fase y disciplina del proyecto. Este proceso no es exclusivo del ámbito arquitectónico, sino que se extiende al resto de las disciplinas complementarias que intervienen en la definición del proyecto (estructuras, instalaciones, constructoras, propiedad, etc. ). BIM no es una herramienta concreta, sino de ENTORNO DE TRABAJO que integra TODA la información de un proyecto desde los estudios previos, hasta el final de la vida útil de un edificio.

En MVN Arquitectos desarrollamos nuestros proyectos con metodología  BIM desde el año 2007, cuando incorporamos el software Revit a nuestro flujo de trabajo. Este cambio en nuestra metodología nos ha permitido obtener ventajas importantes respecto al CAD tradicional: Desde el primer momento se trabaja en 3D, permitiendo un alto grado de comprensión del proyecto a todos los participantes.

  • La propia estructura del software empleado no permite errores de dibujo, aumentando la fiabilidad de los planos.
  • La potencia de las herramientas que operan en la metodología BIM permite optimizar los tiempos de desarrollo de los proyectos, y facilita la revisión continua del diseño, ya sea en fases previas o en fases avanzadas.
  • Al integrar toda la información en un único modelo favorece la coordinación de las diferentes disciplinas del proyecto (estructuras, instalaciones, etc), anticipando errores para poder corregirlos antes. Esto elimina muchas incertidumbres antes de empezar con la obra, y con ello se reduce el riesgo de sobrecostes y desviación de los plazos.
  • La planificación (4D) y el control de las mediciones y costes (5D) es muy preciso ya que parten del propio modelo, reduciendo también el margen de error de los plazos y el presupuesto del proyecto.
  • Permite incorporar de forma muy fácil los cambios que el proyecto experimenta durante las obras, obteniendo de manera sencilla un documento “as built” rápido, fiable y muy completo y que sirve de base para el modelo posterior de gestión del edificio (6D).
Arte ilustrativo de las técnicas de arquitectura BIM

Para perfeccionar este método hemos incorporado diferentes herramientas que se integran dentro de la metodología BIM y que van complementando todo el proceso.

La toma de datos la realizamos a través de un levantamiento topográfico de precisión con la tecnología HDS (High Definition Scanning) que nos genera un archivo de nube de puntos el cual nos permite hacer un levantamiento del estado actual con un mínimo margen de error. También lo utilizamos para hacer comprobaciones de la obra ejecutada durante el proceso de construcción. El procesado de las nubes de puntos las realizamos a través del software Scene de Faro y CloudCompare para incorporarlos o tomarlos como base para el modelado en Revit.

El modelo base en torno al cual gira todo el proceso lo realizamos con el software Revit de Autodesk que proporciona herramientas para el diseño de arquitectura, ingeniería de instalaciones, ingeniería estructural y construcción, y permite la coordinación entre las diferentes disciplinas.

Gracias a la utilización de Solibri Model Checker (SMC) encontramos los fallos potenciales antes de comenzar las obras. Realizamos la detección avanzada de interferencias dentro de nuestro propio modelo y con los de diferentes colaboradores (estructuras, instalaciones, etc.), detectamos fallos, analizamos el cumplimiento de la normativa, comparamos modelos diferentes, y analizamos toda la documentación antes de empezar a construir. Esto nos permite adelantarnos a los problemas lo que influye directamente en la reducción de posibles sobrecostes, en el cumplimiento de plazos y en los futuros costes de mantenimiento del edificio. Al ser una plataforma basada en archivos IFC (archivo de intercambio BIM) nos permite trabajar con profesionales que utilicen cualquier software del entorno BIM.

El sistema IFC (Industry Foundation Classes) es un formato de archivo y un estándar de representación para definir gráficos de CAD relacionados con la arquitectura y la construcción como objetos reales en tres dimensiones. Su principal cometido es proveer a los arquitectos y a los ingenieros con la posibilidad de intercambiar datos entre diferentes plataformas de CAD, entre sistemas de estimación de costes y cualquier otra aplicación relacionada con la construcción.

La incorporación de BIMcollab nos ayuda a gestionar la documentación entre los diferentes profesionales que participan en los proyectos. Íntimamente unido a Solibri, BIMcollab, a través de los archivos BCF (BIM Collab Files) permite centralizar las comunicaciones referentes a cambios y/o modificaciones de los diferentes modelos. Esto ayuda a que todo el mundo pueda y sepa dónde buscar la información ahorrando tiempo y costes. Otro de los beneficios del uso de la metodología BIM:

La planificación de la obra la realizamos incorporando los datos del modelo en Navisworks lo que nos permite visualizar la duración de una serie de eventos y mostrar el progreso de las actividades de construcción. De esta manera incorporamos información 4D lo que nos ayuda a explorar opciones, gestionar soluciones y optimizar los resultados antes de la puesta en obra, lo que evita futuros problemas.

Cost-It es un complemento de Presto para Revit que permite obtener automáticamente el presupuesto estructurado de un modelo de Revit, seleccionando el criterio de medición de las categorías de Revit. Permite además identificar gráficamente los elementos del presupuesto de Presto en Revit y al revés, filtrando en Revit todos los elementos del modelo que corresponden a una unidad de obra del presupuesto. Presupuesto y modelo se sincronizan por lo que están permanentemente actualizados. Esto nos permite disponer de un único archivo de Presto con toda la información necesaria para preparar el presupuesto y la oferta, como planos, imágenes, modelo IFC, DWFX, etc. Vinculando el modelo con el presupuesto y la planificación podemos ofrecer a los contratistas que lo requieran información útil en 3D, 4D y 5D con la que pueden no solo valorar adecuadamente la obra si no utilizarla durante todo el proceso constructivo.