El objetivo principal es la creación de un nuevo eje verde equipado, conectado el nuevo centro urbano que se genera con el resto de la ciudad, y evitando que se convierta en una zona aislada, haciendo del eje verde la línea natural de crecimiento de Puerto Real hacia el Norte.

La propuesta juega con la dualidad entre ciudad construida y paraje natural, definiendo una ciudad desarrollada bajo criterios paisajísticos que determina la ordenación y propicia lugares de expansión. Se establece un sistema de espacios libres basado en un gran parque que revitaliza las señas de identidad que presenta la ciudad. Se hacen compatibles el desarrollo urbano y la recuperación de espacios libres de carácter social, creando un núcleo de intercambio en el que se integran usos y equipamientos de diversa índole. De este modo, se evita un modelo de convivencia individualista y se apuesta por espacios que invitan a la convivencia social.

co-autor:
Daniel H. Nadal